Revisión de un velero de ocasión 8: el perito naval

El informe de un perito debería evaluar de forma precisa el estado de una embarcación ● La información obtenida puede servirnos para negociar una rebaja

Llegado el momento de la verdad, hay que ponerse en manos de un perito experto.
Tiempo de lectura: 4 minutos

DESPUÉS DE REALIZAR NUESTRA PROPIA INSPECCIÓN de un barco de segunda mano, podemos preguntarnos si es necesario gastar el buen dinero que nos costará una revisión a cargo de un perito naval. En especial si, como señalábamos en la introducción de esta guía, atendemos a los muchos ejemplos de personas que buscaron esa «opinión profesional» y tuvieron sorpresas desagradables al poco de empezar a navegar.

Mark Nicholas cuenta su experiencia en The essentials of living aboard (libro de referencia para quien esté pensando en vivir en un velero que podría traducirse por Guía básica para la vida a bordo):

«Tal vez creas que no inspeccioné bien mi barco antes de comprarlo. En cualquier caso, no busqué el perito más barato. Este me dijo que ciertas reparaciones me saldrían por 750 dólares; al final me costaron más de 2.000. También tuve algunos problemas que pusieron en riesgo mi vida y la integridad de mi velero. Siendo un navegante novato, sufrí una gran inundación debido a que los cables de la bomba de la sentina estaban oxidados, algo que el perito no había detectado. Esto es solo un ejemplo de la larga lista de desperfectos que se le pasaron por alto o valoró incorrectamente, y que nos dejaron en una situación bastante precaria mientras navegábamos.
Después de la inundación, que dañó el suelo y otros elementos de mi nuevo hogar flotante, tuve que cambiar la bomba de la sentina y su cableado, e instalar una bomba manual en la bañera. Lo que hizo este proceso particularmente frustrante era que yo estaba seguro de haber comprado un barco en perfectas condiciones».

Razones para contratar a un perito naval

Vaya por delante que en Bolsa de Navegantes no tenemos ningún interés especial en engordar la cartera de clientes de los peritos. Solo exponemos la situación tal como la vemos.

Hay muchas razones para acudir a un perito, pero la primera y más importante es que, en teoría, este debería ser capaz de evaluar el estado de una embarcación y dictaminar el alcance de cualquier problema. Aunque hayamos seguido a pies juntillas todo lo que exponemos en esta guía de revisión, lo más probable es que se nos escapen muchos defectos del barco que examinamos, cuya reparación puede ser muy costosa.

Asimismo, habrá que considerar que:

  • El informe del perito nos dará argumentos para negociar una posible rebaja, lo que puede suponer mucho más dinero que el coste del peritaje en sí.
  • Es probable que la aseguradora nos solicite un peritaje reciente para asegurar un barco de más de 10 años (y probablemente solicitarán una nueva revisión cada 10 años a partir de entonces). También es posible que en el banco nos pidan ese mismo informe si necesitamos financiar la compra.
  • Un perito está en una posición excelente para decirnos qué valor tiene el barco que estamos mirando en comparación con otros existentes en el mercado. Si optamos, como recomendamos, por comprar un barco del que se hayan fabricado muchas unidades y con buena reputación, es probable que el perito haya examinado más de una vez el mismo modelo y conozca sus puntos débiles.
  • Es también probable que un perito sea capaz de darnos una estimación del coste económico de la reparación de cualquier problema que hayamos encontrado y, si estamos pensando en hacer el trabajo nosotros mismos, una idea de las habilidades y el número de horas que pueden ser necesarias para completarlo.

 

El informe

Los informes serán distintos dependiendo del modo de trabajar de cada profesional, así que no dudemos en pedir un ejemplo para saber qué nos vamos a encontrar. En relación con esto, preguntémosle si alguna vez ha examinado el mismo modelo de barco. Ese informe es el que más nos interesa ver.

Si al realizar nuestra propia inspección hay algo que nos ha generado dudas, como el estado de la cubierta o de parte del aparejo, solicitemos que nos comente esos aspectos.

El informe debe detallar de un modo completo el resultado del peritaje, así como ofrecer recomendaciones sobre las intervenciones a realizar.

Aprovechemos para aprender

La mayoría de peritos preferirán que los dejemos en paz mientras trabajan, pero estar allí con ellos y observar puede resultarnos muy instructivo. Preguntemos si tienen inconveniente en que así sea

REVISIÓN DE UN VELERO DE OCASIÓN: GUÍA COMPLETA

  1. Comprar un velero de ocasión: ¿dónde nos estamos metiendo?
  2. Por qué optar por un barco de fibra de vidrio
  3. El casco
  4. La cubierta
  5. La jarcia firme y el palo
  6. Las velas
  7. El interior
  8. Fontanería y sistema eléctrico
  9. El motor
  10. El perito naval

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here