¿Conoces los tests de Bolsa de Navegantes?

En breve: el plan de navegación

Tiempo de lectura: 2 minutos

COMO ADVERTIMOS EN ALGÚN OTRO LUGAR de esta web, a menudo se selecciona un barco pensando más en su aspecto que en el uso que se le va a dar. Prever nuestro plan de navegación es justamente eso: saber qué vamos a hacer con el barco para acertar en nuestra elección.

En la búsqueda de un viejo velero de segunda mano, algunas consideraciones de diseño son bastante obvias. Por ejemplo, la falta de estabilidad direccional inherente a la mayoría de quillas de aleta hará que el timonel (o el piloto automático) tenga que trabajar constantemente. Eso puede no ser un problema si solo salimos a pasar el día, pero es un punto a tener muy en cuenta si tenemos previsto hacer viajes largos.

Solo a modo de apunte, pensemos qué podríamos hacer con un barco:

  • Salidas de un día.
  • Cruceros cortos: un fin de semana con la familia, por ejemplo.
  • Participar en regatas.
  • Veranear (combinación de cruceros cortos y vida en puerto).
  • Uso mixto como vivienda principal y crucero (parecido a lo anterior pero dando más importancia a la habitabilidad de la embarcación).
  • Grandes viajes.

O por dónde vamos a navegar:

  • Aguas profundas o poco profundas.
  • Mar abierto o navegación costera.
  • Zonas con vientos débiles o fuertes. Si, por ejemplo, en nuestra zona de navegación los vientos acostumbran a ser débiles, lo lógico será evitar veleros con un gran desplazamiento, o de lo contrario apenas nos moveremos o tendremos el motor continuamente en marcha.

También tendremos que considerar si vamos a navegar en solitario o con tripulación, lo que quizá nos obligue a elegir entre:

  • Una balandra, cuyo manejo es, en principio, más sencillo que el de un queche.
  • O un queche, normalmente más amplio y cómodo y con mejor comportamiento ante vientos fuertes que una balandra.

Todo este tipo de cuestiones las abordamos en detalle en las siguientes entradas:

CÓMO ELEGIR UN VELERO DE SEGUNDA MANO

  1. Las características del velero perfecto
  2. Balandra o queche: ¿qué elegir?
  3. Cuestión de formas: las prestaciones de los distintos tipos de quilla
  4. Motor fueraborda o motor intraborda
  5. Por qué optar por un barco de fibra de vidrio
CONTENIDO PATROCINADO